Aquí estamos, en Estocolmo, con un frío que pela aunque aún no ha empezado a nevar y ya estamos a finales de Noviembre.

¿Porqué ir a Estocolmo en esta fecha con el frío que hace? ¿¡y porqué no!? Nos quedamos con muchas ganas de ir el año anterior que habíamos mirado vuelos pero de este año no pasaba, ¡yo lo tenía claro!. Encontramos un vuelo por 20£ ida y vuelta cada uno, ¡un chollo! así que no nos lo pensamos dos veces y los reservamos.

Día 1, Llegada y centro de la ciudad.

Volamos con Ryanair (de ahí el precio del vuelo 🙂 ) salimos el sábado muy temprano de Londres y en menos de dos horas ya estamos en Estocolmo. Pero como siempre que se vuela con ryanair, no llegamos precisamente al aeropuerto más cercano a la ciudad. Llegamos al aeropuerto de Skavsta  donde cogimos un autobús que en hora y media nos dejó en la estación central de Estocolmo. Lo bueno es que el horario de los autobuses depende de los vuelos ya que no hay muchos, y que este tenía wifi. Nosotros habíamos comprado el billete del bus online, pero también se puede comprar allí al llegar ya que no hacen ningún tipo de descuento al comprarlo por anticipado. El precio ida es de 159 SEK, de ida y vuelta es de 285 SEK.

Nada más llegar nos acercamos al hostal donde nos hospedamos, el City Lodge Stockholm, el cuál tiene una situación inmejorable, fue una gran decisión. Dejamos las maletas y nos dirigimos a buscar un supermercado para comprar algo para comer ya que entre el bus, ir al hostal y encontrar el supermercado se nos echó encima la hora de comer. Después de comer, listos para comenzar nuestra visita nos fuimos caminando hacia el centro histórico de la ciudad, Gamla Stan. Ya era de noche, una de las cosas malas de viajar en Noviembre, anochece muy temprano. Estuvimos caminando sin rumbo por el centro de la ciudad cruzando puentes, disfrutando de las luces navideñas e incluso de una pista de patinaje gratuita en medio del parque Kungsträdgården.

 

Iglesia en la plaza de Kungsträdgarden

Iglesia en la plaza de Kungsträdgarden

El frío era helador y enseguida nos dimos cuenta de lo pronto que se recoge la gente en esa ciudad. Sobre las 6 no se podía ver prácticamente nadie por la calle, ¡Y eso que estábamos en el centro! Tras tomarnos una cerveza (un ojo de la cara nos costó apróximadamente) seguimos paseando sin rumbo ya mirando también los restaurantes para cenar. Tras perdernos un poquito por la ciudad y casi morir de frío en el intento, entramos en un japonés que era barato, ahí seguro que encontraríamos una sopita caliente. Tras cenar y entrar un poquito en calor nos fuimos ya al hostal, al día siguiente queríamos madrugar para aprovechar las horas de luz.

 

DÍA 2, Barco y Museos en Djurgarden

A las 9 estabámos en la calle camino de la oficina de turismo, siempre es bueno comenzar visitándola. Tras informarnos sobre museos, cruceros turísticos y demás (en esta época del año no hay la misma oferta de cruceros turísticos que en verano, otro fallo de viajar en esta época a países del norte) nos dirigimos hacia el puerto para coger el próximo crucero que salía en 15 min. Un crucero que nos lleva alrededor de la isla de Djurgården el cuál va explicando todo lo que puedes ver desde el barco (explicación en 8 idiomas diferentes). Nos gustó mucho este recorrido en barco, sinceramente creo que merece la pena ya que ves la ciudad desde otra perspectiva, la cuál al estar rodeada de agua, es muy interesante. Si hubiera sido otra época del año probablemente hubiésemos elegido otro recorrido, pero no tuvimos otra opción, no había más.

Nos habíamos organizado los días más o menos por islas, para los que no lo sepáis, Estocolmo tiene varias islas que forman parte de la ciudad, comunicadas entre sí por puentes. Al bajar del barco nos dirigimos hacia la isla Djurgården que es un parque real de Estocolmo. donde están los museos de la ciudad, quizá no todos, pero si los que te puedan interesar si tienes pocos días. Museo de Skansen, un bonito museo al aire libre con típicas casas suecas y animales; El Museo de ABBA y el Museo VASA, quizá sean los más destacados. Nosotros ya teníamos pensado ir al museo Skansen al aire libre, y quizá si nos daba tiempo al de ABBA.

Puerta azul, en Djurgarden. Estocolmo

Puerta azul, en Djurgarden

Entramos al museo al aire libre, donde sentaditos en un banco sacamos el embutido español y unos bollos de pan que nos habíamos comprado de camino al museo y allí, -5 grados, Unai y yo comiéndonos un bocadillo con los guantes puestos, no lo recomiendo la verdad jaja. Rápidamente nos pusimos en marcha para recorrermos el museo. Empezamos por el poblado sueco, muy chulo, donde incluso había pequeñas tiendas al estilo tradicional de muebles, artesanías, pan… (Lo mejor de las tiendas el calorcito que hacía dentro 🙂 ) después del poblado nos dirigimos hacia la zona de los animales donde se pueden ver diferentes tipos de animales escandinavos, salvajes y domésticos. Pudimos ver unos búhos preciosos así como diferentes renos e incluso focas, una de ellas me saludo 🙂 jaja. Después de los animales pasamos por más casas y unos molinos de viento de madera de los más antiguos de Suecia.

En el museo se nos hizo ya de noche y pudimos ver un atardecer precioso.La verdad merece la pena visitarlo, no es muy caro y es diferente a cualquier tipo de museo que puedas imaginar, pero otra vez, en verano será más interesante ya que hacen cantidad de actuaciones en él. En diciembre también hay un mercado navideño, el cual pensábamos que ya estaría abierto pero aún no. Fue una pena.

Cuando salimos de este museo fuimos a ver el museo de ABBA para ver las horas de cierre ya que cierran pronto. Aún no habían cerrado pero no quedaba mucho tiempo así que a pesar de haber oído que es un museo interesante y divertido porque tiene muchas actividades interactivas, decidimos no entrar ya que no teníamos muchos tiempo e ir a explorar la ciudad. Nos dirigimos hacia OSTERMALM (barrio acomodado), que no es una isla, y nos perdimos por sus calles, mientras mirábamos el mapa pudimos descubrir la amabilidad de los suecos. Una señora mayor se nos acercó a ayudarnos (en sueco) y con todo el inglés que sabía (que no era mucho) nos indicó la dirección que teníamos que seguir. ¡Muchas gracias señora! Tras pasar por un par de plazas muy chulas,  Ostermalmstong y Stureplan, entramos a un centro comercial para entrar unos minutos en calor, ¡¡no sabéis que frío!! Nosotros visitamos estas calles de noche ya, pero creo que, sobre todo la primera plaza tiene más encanto durante el día dónde además hay un mercado que tiene que ser muy chulo, cuando nosotros fuimos estaba cerrado.

Decidimos ir a tomar un cafecito que nos caliente así que ponemos rumbo hacia NORRMALM (centro no antiguo de Estocolmo). Tenía apuntado un lugar famoso donde tomarse un café, el Vete Katten (al lado de nuestro hostel) con la mala suerte que los domingos cierran muy pronto Oooh, habrá que volver mañana. Así que entramos en una cafetería al lado que no estaba recomendada en ningún sitio pero ¡la recomiendo yo! Nos encantó. Un chocolate caliente y un café riquísimos, baratos y una atención estupenda (mejor que el otro sitio, al que fuimos al día siguiente). Se llama Café Avenyn.

Ya entrados en calor seguimos nuestro camino hacia Gamla Stan, después de haber comprobado que los restaurantes que llevaba apuntados estaban hoy cerrados o muy lejos, decidimos improvisar que a veces está mejor. Paseamos tranquilamente por Gamla Stan, disfrutando de pequeños rincones como la calle más estrecha de suecia,  Mårten Trotzigsgränd, el Palacio Real ,  la Catedral  o la Plaza Mayor o Stortorget (preciosa) con su mercado navideño donde probamos el glögg, un vino caliente arómatico sueco que a nosotros nos supo a coca cola caliente, acompañado de unas galletas de canela, estas cosas siempre hay que probarlas :). 

Glögg, vino caliente sueco

Glögg, vino caliente sueco

Cuando el ambiente se va apagando nos decidimos por un restaurante en el que tienen cosas típicas suecas (justo lo que buscamos, no hay viaje sin un poco de gastronomía típica). Cenamos las típicas albóndigas suecas (las de mi abuela no tienen nada que envidiar) ya que estamos en Suecia había que probarlas, un riquísimo salmón y unas sopitas de entrante para entrar en calor. Todo muy bueno la verdad. Después de la cena nos vamos caminando tranquilamente hacia el hostal que mañana nos espera otro largo día.

DÍA 3, Ayuntamiento de Estocolmo y Free Tour

Hoy nos vamos a KUNGSHOLMEN donde está el famoso Ayuntamiento de Estocolmo o Stadshuset. Es un edificio muy diferente a los que solemos ver por el centro o sur de Europa, las vistas de Gamla Stan desde allí son preciosas.


Gamlsa Stan, Estocolmo. Vistas desde el ayuntamiento

Gamla Stan, vistas desde el ayuntamiento

Gamla Stan, Estocolmo

Vistas desde el Ayuntamiento

Tras verlo por fuera y hacer las fotos necesarias, nos adentramos para hacer una visita turística. Solo se puede entrar al ayuntamiento haciendo esta guía y es en inglés pero merece la pena hacerla aunque no entiendas inglés, el ayuntamiento por dentro es una pasada, tiene unas habitaciones preciosas. En verano (como no) se puede subir a la torre y contemplar Estocolmo desde allí, una pena que estuviera cerrado 😞.  La visita dura aproximadamente 45 min.

Ayuntamiento rojo de Estocolmo

Ayuntamiento de Estocolmo

Ayuntamiento rojo de Estocolmo

Ayuntamiento de Estocolmo

Después de la visita al ayuntamiento seguimos recorriendo Kungsholmen donde había leído que había un parque muy chulo, el parque Rålambshovs  el cuál encontramos, y no sé si porque es invierno y estaba hasta el césped congelado, nos pareció de todo menos bonito, no había nada. Tambiíen ibamos en busca de un lago, el lago Mälarpaviljongen, que después de un rato nos dimos cuenta que el lago era el “mar” que habíamos estado viendo todo el rato.

Estocolmo, camino al parque Rålambshovs

De camino al parque Rålambshovs

El paseo hasta el parque caminando al ras del lago/mar fue muy bonito y agradable. Ya que estamos en un parque decidimos comer (y congelarnos). Después de comer nos vamos caminando a ver si hoy tenemos más suerte que el día anterior y podemos tomar algo en el famoso café Vete-Katten. Ésta vez si que lo pillamos abierto. El lugar es bonito y acogedor y tienen un montón de pasteles diferentes, los que probamos nosotros muy buenos. El café y el té nada del otro mundo y la atención normalita, vaya que si tuviera que volver a uno de los dos volvería sin duda al Café Avenyn (de hecho volvimos el último día).

A las 16.30 nos dirigimos hacia la plaza de Sergels Torg, una plaza en Norrmalm (centro no antiguo) desde donde parte el Free tour en español. Muy recomendado, aunque ya habíamos estado por el casco antiguo de la ciudad, no es lo mismo recorrerla a la vez que te la explican y te enseñan lugares que quizá tu solo no habrías visto nunca, como la estatua más pequeña de Estocolmo, historias y mitos sobre los vikingos o datos de la Suecia actual. Para mi es muy interesante y siempre que vamos a una ciudad en la que hay free tour intentamos hacerlo, te vas de la ciudad con un sabor de boca diferente. Después de la visita guíada, el propio guía nos llevó a un restaurante vikingo, Aifur Krog & Bar, muy chulo donde pudimos probar la hidromiel, otra cosa que de no ser por el free tour no hubiesemos probado. El sitio merece la pena, también dan cenas pero quizá sea un poco caro por ser tan “turístico” por lo que ir a tomar algo y verlo es suficiente. La hidromiel nos gustó mucho.

Hidromiel en Estocolmo

Hidromiel en Aifur

Tras tomar algo con la gente del free tour, decidimos buscar ya un lugar donde cenar. Hoy también encontramos un buen restaurante donde pudimos probar platos típicos como la carne de reno y arenque, los dos platos estaban buenísimos, recomiendo probarlos si tenéis la oportunidad. Después de la cena nos fuimos caminando tranquilamente hacia el hostal a descansar para madrugar y poder disfrutar de nuestro último día en Estocolmo. Que rápido pasa lo bueno.

DÍA 4, Gamla Stan de día y Södermalm

Cuarto y último día el cuál se reduce solo a medio día ya que después de comer tenemos que coger el autobús hacia al aeropuerto.

Hoy nos dirigimos hacia la Isla de Södermalm donde está el museo sueco de fotografía, como no tenemos tiempo no vamos a visitarlo y nos adentramos en la Isla simplemente para pasear por sus calles. Pasamos por la plaza de Mariatorget, con su estatua de un dios nórdico, Thor, luchando con una serpiente marina gigante. Seguimos paseando sin rumbo por las calles de la Isla, y un poco perdidos vamos a dar a una colina donde hay unas vistas increibles tanto del ayuntamiento como de Gamla Stan, a veces perderse y caminar sin destino es lo mejor.

Gamla Stan desde Södermalm

Vistas de Gamla Stan desde una colina en Södermalm

Gamla Stan, Estocolmo

Vistas de Gamla Stan desde una colina en Södermalm

Desde la colina, bajamos hasta la parte que da al mar y desde ahí vamos ya caminando hacia Gamla Stan, por la que queremos pasear con luz solar ya que solo la hemos visitado de noche, con unas vistas muy bonitas de Estocolmo, ha merecido mucho la pena la visita a la Isla de Södermalm.

Tras pasear por Gamla Stan, apreciar sus bonitas calles también de día y comprar los típicos rollitos de canela suecos o kanelbullar al lado de la que dicen es la cafetería más antigua de Estocolmo (Sundbergs Konditori) ya que tenían una pinta buenísima y salían mucho mejor de precio, nos dirigimos hacia el Café Avenyn que habíamos descubierto dos días antes para comer algo rápido y tomarnos un último café y chocolate caliente (nos encantó).

Källargränd, Gamla Stan. Estocolmo

Källargränd hacia Stortorget, Gamla Stan

Y ya es hora de irnos, tras recoger nuestras mochilas en el hostal que gratuitamente nos las habían guardado, nos vamos a coger el autobús que nos lleva al aeropuerto de Skavsta, el mismo al que habíamos llegado. Al igual que para ir del aeropuerto a Estocolmo, de Estocolmo al aeropuerto los autobuses tambíen salen con respecto a los horarios de los vuelos, por lo que no tienes horarios que elegir, solo hay uno, si coges uno más temprano puede que estés horas y horas esperando en el aeropuerto  y si coges uno más tarde, perderás tu avión.

Esperemos que hayas disfrutado nuestro viaje a Estocolmo. Si tienes cualquier duda o quieres saber algo más que no hemos añadido no dudes en escribirnos :). Te esperamos en nuestras próxima entrada. Gracias por leernos 🙂

¿Te ha gustado? Compártelo por las redes sociales 

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Únete!
Y serás el/la primer@ en descubrir nuestras nuevas aventuras viajando. ¡No te las pierdas!

− Consejos y recomendaciones para tus próximos viajes.

− Aumenta tus ganas de conocer nuevos sitios.

− Coge ideas para crear el recorrido de tu próximo destino.

 

Tranquil@, no recibirás Spam, lo odio tanto como tú. Además podrás darte de baja cuando quieras.